Estamos terminando las vacaciones de Navidad y poco a poco el 2020 se pone en marcha. Soy fan de los rituales, por lo que me encanta hacer un cierre del año anterior como forma de prepararme para el nuevo año.

En esta oportunidad quiero compartirte unas palabras que la psicóloga argentina Mirta Medici escribió hace dos años y que se extendieron rápidamente por las redes. Escogí este mensaje porque me inspira aceptación de lo que no podemos cambiar y motivación para cambiar lo que sí podemos. Allí van…
“No te deseo un año maravilloso donde todo sea bueno. Ese es un pensamiento mágico, infantil, utópico. Te deseo que te animes a mirarte, y que te ames como eres. Que tengas el suficiente amor propio para pelear muchas batallas, y la humildad para saber que hay batallas imposibles de ganar por las que no vale la pena luchar. Te deseo que puedas aceptar que hay realidades que son inmodificables, y que hay otras, que si te mueves del lugar de la queja, puedes cambiar. Que no te permitas los “no puedo” y que reconozcas los “no quiero”. Te deseo que escuches tu verdad, y que la digas, con plena conciencia de que es sólo tu verdad, no la del otro. Que te expongas a lo que temes, porque es la única manera de vencer el miedo. Que aprendas a tolerar las “manchas negras” del otro, porque tú también tienes las tuyas, y eso anula la posibilidad de reclamo. Que no te condenes por equivocarte; no eres todopoderoso. Que crezcas, hasta donde y cuando quieras. No te deseo que el 2020 te traiga felicidad. Te deseo que logres ser feliz, sea cual sea la realidad que te toque vivir.» Mirta Medici (adaptación del texto).

Cada comienzo de año es un comienzo de ciclo. A los humanos nos cuestan enormemente los cambios. Nos resistimos a ellos, a veces estancándonos en zonas de confort nada confortables ¡Qué ironía! Por eso te deseo que en esta etapa nueva de 365 días te llenes de valor para cambiar lo que puedas cambiar.

 

Que este ciclo te vea crecer

Leave a Reply