0

 

Como bien sabrás a estas alturas, mantener una relación de pareja gratificante es tarea compleja. Tener una buena comunicación es una pieza clave.

No hace falta que los miembros de la pareja tengan exactamente los mismo gustos y necesidades para participar en una pareja que sea motivo de felicidad, pero sí es importante que podamos comprender la posición del otro desde la empatía.

El ritmo frenético de actividades que llevamos en la actualidad, hace muchas veces que el otro miembro de la pareja sea más bien una persona que vive conmigo o compañero de piso que ese/a compañero/a que nos supo dar mariposas en el estómago un día.

Comunicar con eficacia y con cariño, pensando en construir en lugar de destruir, va a ser un pilar fundamental. El ejercicio que te propongo tiene esta finalidad, mejorar nuestra consciencia y comunicar sin juzgar para crecer juntos.

Veamos las tres partes del ejercicio:

Predisposición y cuidado del ambiente. Te recomiendo que muestres a tu pareja este artículo (mandar link) para que sepa tan bien como tú en qué consiste. Recuerda que el ejercicio es para beneficio mutuo y que los dos quieren unos cimientos sólidos en la relación de pareja. Para ello hemos de reservar un espacio en nuestra agenda cuando a los dos nos venga bien. Con antelación fijamos un día y hora (por ejemplo, el jueves a las 21h) y miramos de respetar este compromiso.

Como parte de cuidado del ambiente, puede ser que prefieras tener la habitación agradablemente recogida y ordenada, que pongas una playlist tranquila que os guste, enciendas una vela, procures un olor agradable. Igual que para un evento importante (una boda, bautizo, etc) nos vestimos de forma especial, aquí también desde el cuidado del ambiente demostramos cuánto nos importa este espacio de diálogo. Procura acordarte tú mismo del encuentro y estar en el lugar de la casa pautado a la hora sin que la otra persona tenga que recordártelo.

Si a los dos os parece bien podéis hacer unas respiraciones conscientes. Si te sientes raro con esa parte, simplemente la omites.

En este ejercicio uno habla y el otro escucha sin contestar nada en ese momento. Luego se cambian los roles y el que escuchó habla y el otro recibe la información. No quiere decir que no esté escuchando, en absoluto! Nos reprimimos de dar consejos, de decir “ya te lo dije” “lo suponía” o cualquier otra cosa que se te ocurra. Escuchar y darle a la otra persona el regalo de nuestra completa atención. Estar 100% para la otra persona: sin juzgar, sin aconsejar. Pasamos a abordar estos tres puntos.

  1. DIFICULTADES QUE HE TENIDO ESTA SEMANA. Explica a tu pareja los momentos difíciles que has vivido durante los últimos 7 días, excluyendo todo lo que tenga que ver con el otro. Por ejemplo; un inconveniente en el trabajo, la incomodidad de solventar un trámite burocrático, una charla difícil con tu madre, etc. Uno habla y el otro escucha. Cuando el primero haya terminado, sin mediar palabra, se cambian los roles. No es que no puedas demostrar emociones, sólo no con palabras. Menciona cosas muy concretas y solo de la última semana.
  2. DIFICULTADES QUE HE TENIDO ESTA SEMANA CONTIGO. Expresa a tu pareja algo que te hubiera gustado y no ocurrió, una expectativa no cumplida, una desilusión o lo que consideres. Por ejemplo: No me gustó que te pedí que me vinieras a recoger y se te olvidara; se me hizo difícil escuchar tu opinión sobre…. Recuerda: sólo de la última semana. Usamos el turno de palabra uno a la vez y cuando el primero haya dicho todo lo que consideraba, sin mediar palabra, cambiamos los roles. Recuerda estar abierto a conocer la postura y la vivencia del otro sin juzgar. Te recomiendo vivenciar sin ponerte a la defensiva.
  3. TE AGRADEZCO. En esta última parte le comentamos a nuestra pareja todo lo que le agradecemos de la última semana. Por ejemplo: Te agradezco que me dieras ánimo para la entrevista de trabajo, te agradezco que hayas cocinado más que yo esta semana, que hayas venido a la reunión que sé que no te gusta, etc. Recuerda: sólo de la última semana y sin mediar palabra. Cuando el primero considera que ha acabado se cambian los turnos de palabra.

Parece simple pero no es fácil vivir esto plenamente. Espero que os guste el ejercicio y lo disfrutéis.