Skip to main content

¿Por qué soy infiel si amo a mi pareja? Una situación más común de lo que parece…

La infidelidad es un fenómeno complejo y doloroso. Sin embargo, no siempre significa falta de amor hacia la pareja. A veces, circunstancias inesperadas pueden llevar a alguien a ser infiel, aunque no lo hubiese considerado antes. Además, no todos los que han sido infieles una vez lo serán siempre. En este artículo quiero hablarles del porqué ocurre y cómo se trabaja en terapia para sanar la herida de infidelidad.

Las razones detrás de la infidelidad pueden ser variadas, incluso si hay amor en la relación.

Aquí hay diez posibles causas que podrían dar respuesta a esta recurrente pregunta entre algunos de mis pacientes: ¿por qué soy infiel si amo a mi pareja?

  1. Búsqueda de nuevas experiencias. Algunos pacientes me confiesan que lo hacen para salir de la rutina o el aburrimiento y buscan emociones o “vida” a través de experiencias con adrenalina y desafío.
  2. Algunas personas tienen necesidades de atención, se sienten sol@s, descuidad@s o no valorad@s aún cuando están en una relación de pareja.
  3. Cuando las expectativas de cierta vida sexual no están siendo satisfechas en la relación actual, es decir, hay falta de satisfacción sexual ya sea por la frecuencia o porque una disfunción sexual está impidiendo o bloqueando una práctica sexual deseada (usualmente penetración) etc.
  4. Personas con baja autoestima utilizan la infidelidad como una forma de buscar validación y confirmar que son agradables y deseables. El coqueteo y el sentir que gustamos estaría funcionando como una medida de nuestro valor personal cuando tenemos una baja autoestima.
  5. Explorar prácticas sexuales a las que la pareja ha dicho que no rotundamente o bien que no se atreven a proponer a su pareja.
  6. Usar la aventura como una distracción para escapar de problemas personales o de la relación.
  7. Por venganza. Muchos utilizan la infidelidad como una forma (usualmente inconsciente) de castigar a la pareja.
  8. La falta de comunicación o incapacidad para hablar abiertamente sobre problemas en la relación.
  9. Inmadurez y falta de experiencias sexuales previas. Aunque cada vez es menos frecuente, establecer una relación de pareja formal sin haber tenido otras experiencias sexuales o muy pocas, puede motivar que luego de unos años se busquen encuentros sexuales con personas diferentes a la actual.
  10. Enamorarse o desarrollar sentimientos por otra persona sin dejar de amar a la pareja actual, ya sea una amistad cercana, un/a colega del trabajo con quien se pasa a veces más tiempo que con la pareja; compañerxs de estudios, etc.
  11. La presión social o la influencia de un entorno donde la infidelidad es más aceptada o frecuente.
  12. Falta de consciencia sobre el daño que esto hace. Suele ocurrir que alguien se deja llevar por un agradable coqueteo o juego de seducción sin pensar en que esto puede ser el fin de la estabilidad de pareja conocida.

Estas razones no justifican la infidelidad, pero pueden ofrecer una perspectiva sobre las complejidades emocionales y situacionales que conducen a ella.

Y luego de la infidelidad ¿qué se puede hacer?

Aunque la infidelidad puede ser devastadora, también podría ser un punto de inflexión hacia una mayor auto-reflexión y compromiso. Si ya has sido infiel pero quieres comprometerte a tener una relación estable o más sana con tu pareja actual, hay varias estrategias que se pueden adoptar:

  • Dialogar abiertamente sobre sus necesidades y deseos para prevenir malentendidos.
  • Ir a terapia de pareja donde un profesional de la psicología clínica les puede ayudar a abordar los problemas subyacentes y mejorar la dinámica de la relación.
  • Realizar un autoanálisis para comprender las razones personales detrás de la infidelidad y así evitar la repetición de patrones dañinos.
  • Trabajar en recuperar la confianza en la relación.
  • Conocer la arquitectura del perdón y qué debemos hacer para reparar el daño que se ha ocasionado.
  • Comprometernos muy firmemente en no volver a romper nuestra palabra.
  • Demostrar a la otra persona cuánto nos interesa reparar el daño y recomponer esta relación. Esto implica tiempo y esfuerzo constante, así como la disposición a ser transparente con la pareja.

 

La fidelidad, la verdad y la confianza son verdaderos valores que se renuevan y practican día a día. Las consecuencias de la infidelidad van más allá del dolor inmediato; pueden erosionar la confianza en sí misma de la persona que ha sido engañada y por supuesto la confianza en el otro y en el vínculo.  Sin embargo, con trabajo, paciencia y dedicación, es posible que las parejas se recuperen.

Las personas que vienen a terapia de pareja para sanar un episodio de infidelidad suelen expresar que su vínculo ha sido fortalecido y reforzado ¿Por qué? Esto ocurre porque se trabajan -y solucionan- las causas que han llevado a que uno o ambos cometa una infidelidad.

Si te gustó este contenido, también te podría interesar Infidelidad ¿Cómo superarla?